jueves, 23 de julio de 2015

La otra final

Bhután y la isla de Montserrat; ¿qué pueden tener en común estos dos lugares?
El Bhután es un pequeño país independiente (de los pocos de Asia que no ha sido nunca una colonia) en medio del Himalaya, entre India y el Tíbet. Es un país muy curioso; sólo tiene 700.000 habitantes que viven en los diversos valles que hay en el lado sur del Himalaya Oriental.


 A diferencia del Tíbet, o del Mustang (ver post), al estar en el lado sur de la cordillera, los Monzones no tienen ningún impedimento para soltar litros y litros de lluvia cada año sobre el Bhután. Esto hace que el paisaje bhutanés recuerde al de los Alpes y utilice esa fórmula tan poco original: pues si, se dice que "Bhután es Suiza del Himalaya". Espero que no me tengáis en cuenta el tópico.



Para mí, la principal curiosidad del Bhután es el extraño sistema de gobierno y lo que éste ha implicado en su historia reciente:

Hasta principios del siglo XX, los butaneses eran un país "brauvcón" en el que, aparte de permanentes guerras civiles, de vez en cuando, se permitían la chulería de atacar al ejército colonial británico en la India. Cada vez que lo hacían salían escaldados, derrotados y obligados a pagar un tributo a los británicos hasta que ... dejaban de pagar, volvían a coger las espadas, y volvían a salir derrotados.


A principios del siglo XX, un "Ponlop", uno de los señores feudales del país, logró derrotar a sus rivales, se hizo amigo de los británicos y se proclamó rey del país. Así, Ugyen Wangchuk fue proclamado Druk Gyalpo, que en Bhutanés significa "Rey Dragón". Como veréis, el dragón ("Druk") es un motivo omnipresente en el país, ya que se cuenta que en las montañas más altas del país vivía el Dragón del trueno, por lo llaman a su país "Druk Yul", la " Tierra del Dragón del trueno ".
 
La familia Wangchuk continuó reinando hasta que en los años 70, el rey Jigme Singye Wangchuk comenzó una modernización del país basada en el FIB (felicidad interior bruta) en lugar del PIB (Producto interior bruto). El concepto de FIB se basa en potenciar la felicidad de la población más que la producción de riqueza. Un concepto muy en la línea del hippismo de los 70. Asimismo, se promulgaron leyes para limitar la influencia de la cultura occidental en las tradiciones y la forma de vida bhutanesa.


Realmente, la influencia de las directrices que marcó el rey Jigme Singye Wangchuk han marcado el carácter del país: la calidad de vida es bastante correcta por tratarse de un país del 3er mundo, y no se corresponde en absoluto con la lamentable posición que ocupa el país en los rankings de PIB. También es curioso cómo se ha velado por el mantenimiento de las costumbres y cultura bhutanesas. Por ejemplo, los funcionarios están obligados a vestir siempre con la vestimenta tradicional del país!

El tema de los calcetines hasta la rodilla en los hombres está importado de la vestimenta colonial inglesa


El actual rey Jigme Khesar Namgyel Wangchuk y su padre el rey Jigme Singye Wangchuk
Ahora dejamos el Himalaya y nos situamos en la Isla de Montserrat: esta isla está situada en el lado más oriental del Caribe. Es una colonia inglesa del tamaño de Formentera y con sólo 5.000 habitantes. Se trata de una isla paradisíaca, verde y frondosa pero con un gran inconveniente:




En 1995, tras siglos de inactividad, el volcán Soufrière Hills entró en erupción. La actividad del volcán, aunque ha disminuido en los últimos años, no se ha detenido y ha provocado que la mitad sur de la isla haya quedado abandonada. La capital, el aeropuerto, el puerto y muchos otros puntos neurálgicos de la isla se han tenido que trasladar a la parte norte. Evidentemente, la economía de Montserrat, muy vinculada al turismo, se ha visto muy perjudicada. Asimismo, muchos habitantes de la isla han emigrado a la metrópoli, es decir, a Gran Bretaña.


La actividad económica más conocida de la isla de Montserrat seguro que, a los de mi "quinta", os sonará. Durante los años 80, uno de los productores musicales más conocidos de Inglaterra, George Martin (conocido como el "quinto Beatle"), montó unos estudios de grabación, los AIR Studios, en la isla de Montserrat. Grupos de la época como los Dire Straits, The Police, Rolling Stones o Pink Floyd grabaron sus discos en la isla de Montserrat. Si aún guardáis los álbumes de vinilo, mirad los discos de artistas británicos de los 80. Seguro que en muchos de ellos encontraréis la frase: "Recorded at AIR Studios, Montserrat".

Los Dire Straits en Montserrat en 1985, mientras grababan el álbum Brothers in Arms
Así pues, que unió a un pequeño reino budista del Himalaya y una isla del Caribe?

Pues fue el fútbol. Más concretamente un partido excepcional. Una final a todo o nada. El Bhután y la isla de Montserrat se enfrentaron en un partido histórico para dirimir cuál sería ...

La peor selección del mundo!

En el año 2002 se celebraba el Mundial de fútbol de Corea y Japón. En aquella edición del Mundial, la selección holandesa no consiguió clasificarse para el mismo y, frustrado, Matthijs de Jongh, un productor de documentales holandés, decidió organizar un partido entre las dos selecciones clasificadas en las últimas posiciones del ranking FIFA. En aquellos momentos, Bhután ocupaba la posición nº202 y la última era Montserrat, en el lugar nº203. De Jongh se puso en contacto con las dos federaciones nacionales y, conjuntamente con una productora de cine japonesa, organizaron el partido.


Ambos países acogieron el match con fervor desenfrenado. Debido a los problemas con el volcán Soufrière, se decidió que el partido se celebraría en el Estadio Changlimithang de Thimpu, la capital bhutanesa. Ambos combinados nacionales estuvieron preparando el partido durante meses. Hasta entonces, ninguno de los dos equipos no había ganado nunca en partido oficial. De hecho, Montserrat nunca había ganado ni siquiera en partido no oficial. En el caso de Bhután, habían sido capaces de ganar, en partido amistoso, a la potentísima (no reconocida oficialmente) selección de Tíbet. Vamos, que ambos equipos tenían un curriculum esperpéntico.

La selección bhutanesa

La selección de Montserrat
No se puede decir que yo sea un gran aficionado al fútbol, ​​pero tengo que reconocer que el fútbol, ​​bien gestionado, puede tener una capacidad de cohesionar, ilusionar y generar vínculos muy grande. Y así fue en este partido, llamado "La otra final" y que se celebró unas horas antes que, en el Mundial de 2002, Alemania y Brasil se enfrentaran para ganar la Copa del Mundo.


El partido acabó con victoria clara para los bhutaneses por 4-0. Es cierto que, a causa de una intoxicación alimentaria, el equipo de Montserrat tuvo 7 bajas. Aún así, Bhután dominó el partido de principio a fin, y este enfrentamiento sirvió para que el delantero bhutanés Wangay Dorji se  erigiera como el mejor jugador de la historia de Bhután. Esa noche anotó 3 goles que, unidos a los 2 goles que marcaría el año siguiente contra la Selección de Guam, le han convertido en el máximo anotador de la historia de la selección butanesa con un total de 5 goles! Y es que esto es una proeza si tenemos en cuenta que el histórico de goles de la selección del Bután es de 31 goles a favor y 220 goles en contra (5 victorias, 4 empates y 51 derrotas en toda su historia).



El partido terminó con la entrega de una original copa que se dividía en dos partes iguales, una para cada equipo. A pesar de la derrota, los de Montserrat lucharon hasta el final y, al terminar el partido se mostraban muy contentos por el juego que habían hecho, y por la experiencia y la acogida que habían tenido por parte de los bhutaneses.


Wangay Dorji (10) el goleador bhutanés y Charles Thompson (2), el capitán de Montserrat
Desde que se disputó aquel partido, ambas selecciones han mejorado mucho. Este año, la selección de Montserrat ocupa la posición 178 (de 209 miembros) en el ranking Fifa. En el caso de Bhután, ocupan el lugar 166 del ranking.

Si deseáis ver el documental "The Other Final", lo encontraréis fácilmente en Youtube. Está en inglés y lo han dividido en 9 capítulos para mayor comodidad.

La pasión por el fútbol terminó uniendo y hermanando dos países situados a más de 14.000km el uno del otro. Aparentemente no tenían nada en común, pero un balón puede hacer milagros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada