martes, 3 de marzo de 2015

El palacio de la Reina de Diamantes

Este post será un poco atípico porque os hablaré de un lugar, remoto evidentemente, pero sobre todo os hablaré de una mujer conocida como La Reina de Diamantes.

Eira Thomas, nació en 1968, hija de un ingeniero de minas galés que había emigrado a Canadá durante los años 60. La familia se desplazaba por todo Canadá siguiendo al padre, el señor Grenville Thomas, allí donde su trabajo lo llevaba. Aunque Eira nació en Calgary, cuando era adolescente, ya habían vivido en Yellowknife (el Gran Norte Canadiense), otra vez en Calgary, en Wales y Vancouver.

El verano antes de entrar en la Universidad, Eira lo pasó otra vez en Yellowknife, una ciudad a 400km del círculo polar ártico que se había fundado en 1934 al descubrirse oro en aquellos parajes del ártico canadiense. Aquel verano Eira se planteó muy claramente que ella no quería ir a la Universidad, y que prefería seguir en contacto con la naturaleza viviendo en Yellowknife .


 Pero su madre fue tajante: "De ninguna manera! Irás a la Universidad". Y de este modo, la pelirroja Eira se matriculó para estudiar biología en la Universidad de Toronto. Un año más tarde pero, decidió cambiar, y matricularse en la facultad de geología.

En 1992, una vez acabados los estudios, Eira consiguió un contrato de trabajo y se incorporó al grupo de exploración de campo de una empresa minera, Aber. En los siguientes dos años, la empresa se ​​encontró con dificultades financieras, fue absorbida por la multinacional Riotinto, y esto hizo que el equipo de campo se dispersara. Así pues, Eira Thomas fue nombrada Responsable de aquel Equipo de Campo, y decidió llevárselo a una zona que ella conocía bien, los Territorios del Noroeste, cerca de Yellowknife .


Como Responsable del equipo decidió realizar prospecciones subacuáticas en el fondo del lago de Gras. Su equipo no estaba de acuerdo, y así se lo manifestaron , pero ella fue rotunda, y continuaron perforando e investigando. En una de esas perforaciones, y con casi todo el equipo en contra, Eira y Robin Hopkins, el otro geólogo del equipo, examinaron la muestra extraída con la perforadora y descubrieron con sorpresa que salía un diamante de 2 quilates!


Aquella noche, Eira durmió dentro de la tienda con el diamante bajo la almohada y al día siguiente voló directamente hacia Vancouver: con 26 años había descubierto la mina de diamantes de grado más elevado de toda la historia, con una previsión de extracción de 100 millones de quilates! Sólo para que os hagáis una idea, si suponemos un precio en el mercado de 1.500 € por quilate, Diavik podría producir diamantes por valor de 0,15 billones de euros. Queréis que os lo ponga en números? Pues son 150.000.000.000 € durante toda la vida útil de la mina!

Las empresas para las que trabajaba Eira, Riotinto y Aber, crearon en aquella isleta del lago De Gras un complejo minero que, al mismo tiempo, no deja de ser una pequeña ciudad, y al que llamaron Diavik.

Diavik está situado a unos 300 km al norte de Yellowknife y, por tanto, a sólo 100km del círculo polar ártico, en medio de la tundra canadiense. Está conectada a Yellowknife sólo durante el invierno, cuando el lago se congela y los camiones pueden circular por sobre el hielo para llevar los suministros necesarios para el funcionamiento de Diavik. También se dispone de una pista de aterrizaje de grava apta para el aterrizaje de un Boeing 737. Es tal el potencial económico de esta mina que, incluso, se está construyendo, 200km más al norte, un puerto para barcos de gran tonelaje conjuntamente con una carretera que conectará el puerto con Diavik, de modo que la mina pueda estar conectada por tierra durante todo el año.


En Diavik viven 700 personas en un complejo que parece una nave industrial gigante en medio de un desierto de tundra y nieve. Las instalaciones interiores incluyen habitaciones individuales para todo el personal con amplios ventanales con vistas a ... la nieve. Hay gimnasios, una pista de atletismo, peluquería, tienda de conveniencia y restaurante, donde se sirven menús saludables las 24 horas del día.



Es probablemente una de las minas más respetuosas con el medio ambiente, y además, han jugado la carta de favorecer el empleo de todas las comunidades inuits de la zona. Con todo ello han convertido Diavik en una especie de modelo para la industria minera. Recientemente han abandonado la explotación al aire libre (los enormes agujeros que podéis ver en las fotos) y han comenzado a trabajar en galería (es decir, perforando túneles) y están tratando de trabajar con los dumpers (los camiones gigantes que transportan la roca) controlados por satélite.



Realmente debe ser una experiencia increíble, al terminar la universidad, poder ir a un lugar como Diavik. Lástima que Diavik no existía cuando acabé la carrera de Ingeniero Geólogo, porque sino hubiera sido una buena manera de ganar dinero, experiencia y, sobre todo, estar en un lugar realmente remoto y de una belleza sobrecogedora !



Y ¿Qué ha sido de Eira Thomas? Conocida como "La Reina de Diamantes", se acabó convirtiendo en Vicepresidenta de Aber Resources y además fundó la empresa Stornoway, especializada en prospecciones de diamantes. En 2011 dimitió de todos los cargos y decidió tomarse una temporada sabática, descansando en su casa entre montañas en el oeste de Vancouver. Amante de los lugares remotos, se ha comprado tierras en un aislado valle de Idaho, en Estados Unidos, donde puede practicar el esquí de fondo en solitario, sólo acompañada de sus dos perros huskies .



Aún así, supongo que se aburría sin los diamantes, y ha vuelto a pisar el gran norte canadiense, ya que está convencida de que Diavik es sólo uno de los muchos grandes yacimientos que se pueden encontrar bajo la nieve del Ártico Canadiense. Pero para ir haciendo boca mientras no descubre un nuevo Diavik, también ha comenzado a realizar prospecciones para encontrar oro en la zona del Yukón, entre Canadá y Alaska.

Os dejo un vídeo sobre Diavik que, aunque es promocional y sólo loa las excelencias del lugar, os permitirá haceros una idea de cómo es la vida en la mina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada